Breaking-news Geographica a CARTO company. Felices de anunciar que CARTO adquiere Geographica. Saber más
Menú

Geographica:Make data count.

Cómo los datos están transformando el sector inmobiliario

por Azahara 2/May/2019

Comprar una vivienda supone para muchos la inversión económica más importante de su vida. Es por ello que los futuros propietarios estudien hasta el mínimo detalle relacionado con su posible nuevo hogar y todo lo que le rodea. Desde este punto de vista es muy sencillo ser consciente de la importancia que tienen los datos en todo este proceso y las ventajas que puede aportar al mismo un estudio minucioso de los mismos.

Si hay un sector que ha sufrido las consecuencias de la crisis económica, este ha sido el inmobiliario. Actualmente se encuentra en proceso de recuperación, crecimiento en el que ha entrado en juego su transformación digital.

Hacer que los datos cuenten para la compraventa o alquiler de viviendas o locales es un proceso en el que intervienen variables de diversa índole y origen. Gracias a la ciencia de datos, la medida y evaluación de estos factores se realiza de manera más filedigna a la realidad, además de haberse automatizado notablemente.

Ventajas del análisis de datos en el sector inmobiliario

El sector inmobiliario es muy voluble, tal y como hemos podido comprobar en la última década. Una de las causas de estas fluctuaciones es que trabaja con información difícil de cuantificar. Las tecnologías relacionadas con grandes volúmenes de datos, como el Big Data, han llegado a aportar soluciones útiles a esta problemática.

A diferencia que otros negocios, los precios y las tasaciones de inmuebles son más difíciles
de fijar, ya que estos se ven influenciados por aspectos que van más allá del coste de fabricación.

Se han desarrollado sistemas automáticos de tasación basados en Big Data y Machine Learning para este fin. Los algoritmos que rigen estos sistemas trabajan con información referente a los precios de ventas de propiedades de la misma zona geográfica, así como la presencia de servicios cercanos, como colegios o centros de salud, o características económicas o demográficas, como el nivel de renta medio del entorno.

Si bien es cierto que estos algoritmos han afinado en gran medida a la hora de darle valor a un inmueble, aún no son capaces de considerar valores muy subjetivos que sólo el criterio humano puede apreciar.

Con el tratamiento de datos las transacciones inmobiliarias se facilitan en gran medida. Los compradores se sienten más seguros y confían más en los agentes de venta al disponer de información transparente y actualizada.

Desde la perspectiva de los agentes inmobiliarios, estos disponen de una importante base de datos con información sobre los clientes, de modo que pueden realizarles ofertas en base a sus preferencias. Además, un estudio pormenorizado de la situación permite saber en qué se pudo fallar en el caso de la venta no llegase a buen fin.

Para las empresas constructoras, el conocimiento de sus clientes hace que puedan proyectar núcleos residenciales, comerciales o industriales cimentándose en el conocimiento en profundidad de su target de ventas.

Estos datos provienen de fuentes como historiales de compra o información extraída por la monitorización del comportamiento en redes sociales del público objetivo. Todo ello combinado con técnicas de Big Data y Machine Learning permite definir con mayor acierto las estrategias de marketing, especificando cuál es el mejor momento para contactar con él.

Las inmobiliarias y constructoras no son las únicas que pueden sacar beneficio de los datos. Un ejemplo claro de esto son los bancos. Estos podrían decidir más inteligentemente cómo actuar en el caso de invertir en construcciones o de dar forma a una hipoteca. Aparte de los bancos, cualquier entidad de inversión puede sacar jugo de estas herramientas de análisis predictivo.

Las compañías de seguros también disfrutan de las bondades del Big Data aplicado al mundo inmobiliario. Gracias a él, pueden calcular la póliza más apropiada para cada edificación en función de información relacionada con variables de localización, como el índice de criminalidad o de incendios en una región especial determinada.

Tecnologías de tratamiento de datos

Existe una multitud de recursos tecnológicos a la hora de procesar enormes cantidades de datos. Muchas de estas herramientas hacen uso del lenguaje de programación Python. Su versatilidad, productividad, la cantidad de bibliotecas existentes, su fácil curva de aprendizaje y las aplicaciones diseñadas para él hacen que sea de los lenguajes de programación preferidos por los científicos de datos.

Entre las herramientas de Python más utilizadas en Big Data está Jupyter, aplicación web de código abierto diseñada para trabajar con documentos que contengan texto, recursos gráficos y código, entre otros. Con Jupyter se pueden editar documentos en los que se analizan datos estadísticamente, se aplican diferentes filtros a los datos, se realizan simulaciones con los mismos o se representan gráficamente.

Cómo los datos están transformando el sector inmobiliario

¿Qué podemos medir?

Es amplio el abanico de factores que pueden servir para decantar la balanza en el momento de comprar o alquilar una vivienda. Esto dependerá fundamentalmente del estilo de vida de cada uno. Por ejemplo, una familia con hijos pequeños prestará mucha atención a que el vecindario disponga de colegios, parques y otras zonas de ocio destinadas a niños. Aún así, existen variables que suelen ser comunes a todo tipo de público, como puede ser la conexión en transporte público.

Los datos que más preocupan a los compradores suelen ser aquellos relacionados con la calidad de vida de la que puedan disfrutar en su futuro hogar. Una de las principales inquietudes es la seguridad, todos queremos vivir tranquilamente en un barrio con bajas tasas de criminalidad. Son varias las instituciones públicas que publican datos oficiales de delincuencia en las diferentes zonas de la ciudad.

Otros tipos de información de potencial interés son aquellas referidas a la tasa de desempleo, índice de fracaso escolar, niveles de contaminación, cercanía de servicios públicos y privados, precio medio actual y futuro de las propiedades.

Una mirada al futuro

Las tecnologías en favor del sector inmobiliario no paran de evolucionar, planteándose una serie de líneas maestras orientadas a un futuro a medio plazo.

En esta visión futura del sector tiene mucho que decir el Internet de las Cosas (IoT), la presencia de sensores para medir multitud de variables, tanto en exteriores como en interiores, hacen que podamos saber casi en tiempo real el estado de un inmueble o de las condiciones ambientales que lo rodean.

Con esto se consigue un más óptimo mantenimiento de la construcción, además de conocer aspectos como la calidad del aire, información muy útil para saber qué zonas pueden ser más o menos demandadas por la población para residir.

La Inteligencia Artificial también ejercerá en no muchos años acciones muy beneficiosas para la compraventa de viviendas. Gracias a ella los compradores pueden recibir asesoramiento sobre su compra y los vendedores sobre cómo actuar ante una posibilidad de venta, estimar precios de venta o alquiler, o definir los terrenos más idóneos para edificar.

Aunque por parte de algunos profesionales inmobiliarios existe el temor de que todas estas tecnologías acaben reemplazándolos, nada más lejos de la realidad. Siempre será necesaria la visión de un experto a la hora de interpretar todos los datos disponibles, además, los compradores se suelen sentir más respaldados en su decisión ante la presencia de una persona.

Quizás no hay mayor muestra de estabilidad para una persona o familia que la de adquirir una vivienda. La fuerte inversión que requiere hace que sea de las decisiones más meditadas que se tomen a lo largo de toda la vida.

Vivir en el hogar de tus sueños puede causar una sensación de infinita felicidad para sus habitantes. Sin embargo, una mala compra puede traer innumerables problemas y preocupaciones, tanto económicos como emocionales, ya que la angustia generada puede derivar en trastornos de salud física e, incluso, psicológica.

Para ayudar a las personas a facilitarles este proceso tan complejo, la ciencia de datos, haciendo uso de las tecnologías más vanguardistas, ofrece a compradores y empresas inmobiliarias herramientas que proporcionan toda la información necesaria para la satisfacción de ambas partes.

TAGSData ScienceInmobiliaria

¿Te interesa?
Contacta con nosotros

Suscríbete

Gracias por suscribirte

esc

Si estás pensando en algo, hagámoslo juntos.

Déjanos al menos tu email y nos pondremos en contacto en breve.

Enviando tu mensaje...

Gracias.
Lo dicho, en breve nos pondremos en contacto contigo.

Subir