Breaking-news Geographica a CARTO company. Felices de anunciar que CARTO adquiere Geographica. Saber más
Menú

Geographica:Make data count.

El papel del Smart Mobility, Smart Energy y Smart Data en las Smart Cities

por Azahara 22/Mar/2017

Entender las nociones de Smart Mobility, Smart Energy y Smart Data en el contexto de las Smart Cities significa adentrarnos en una realidad que ya asoma: la de los enormes desafíos que supone para las ciudades la creciente urbanización, sin que ello suponga una merma de la calidad de vida ni una gestión poco eficiente.

Del mismo modo que la urbanización supone un problema, plantea grandes oportunidades para la creación de Smart Cities, en las que realmente sea posible el binomio calidad de vida y gestión eficiente.

El artículo de hoy tiene como propósito introducirnos brevemente en dichos conceptos, así como repasar su papel en el marco de las ciudades inteligentes, creadas a la sombra de la revolucionaria evolución que están teniendo las nuevas tecnologías de la información.

Smart Mobility y Smart Energy en la Smart City

No en vano, Smart Mobility, Smart Energy y Smart Data son nociones que ponen nombre a una nueva realidad inédita en la historia de la humanidad, estrechamente unida al espectacular crecimiento que han experimentado los grandes datos, así como las tecnologías que nos permiten sacar partido de ellos.

La apuesta de la Unión Europea por mejorar los servicios públicos mediante el diseño de las ciudades inteligentes realiza un planteamiento que nos ayuda a ubicar en dicho contexto los conceptos de Smart Mobility y Smart Energy. Ambos interrelacionados, puesto que aquel busca un transporte más seguro y sostenible, al tiempo que éste se centra en esa sostenibilidad desde un punto de vista más amplio, buscando un menor consumo de energía, apostando por las fuentes renovables.

Smart Energy

Smart Energy se centra en la sostenibilidad, buscando un menor consumo de energía, apostando por las fuentes renovables en las ciudades inteligentes.

Sin ir más lejos, el Parlamento Europeo establece que las ciudades inteligentes pueden ser identificadas y clasificadas de acuerdo con seis dimensiones principales, entre las que encontramos la Smart Mobility y el Smart Environment, ésta íntimamente relacionada con los planteamientos de energía inteligente.

Otros de los pilares de la Smart City son el Smart Governance, la Smart Economy, el Smart people, y finalmente, el Smart Living. Por lo tanto, una ciudad inteligente requiere de políticas sostenibles en aspectos relacionados con la movilidad y el uso energético.

Desde una concepción amplia de las Smart Cities, se precisan tanto inversiones en infraestructuras de transporte para mejorar la movilidad y la eficiencia energética como en TIC para alcanzar un desarrollo económico sostenible que también ayude a mejorar la calidad de vida, idealmente a través de un gobierno participativo.

En términos generales, todas las definiciones de smart city tienen como elemento común, el uso de la tecnología para la mejora de la sostenibilidad y eficiencia de los servicios públicos.

Afirma Helena Villarejo Galende, profesora de Derecho Administrativo de la Universidad de Valladolid en un interesante artículo publicado en la Revista de Estudios Europeos. Un concepto que ha ido evolucionando, recalca la experta, yendo de la simple dimensión tecnológica para lograr la mayor eficiencia de los recursos municipales a un concepto más amplio, en el que las herramientas están al servicio de una nueva forma de vivir y gestionar la ciudad.

Este dashboard para Smart City, Urbo, que significa “ciudad” en Esperanto, es un claro ejemplo de iniciativa que aporta soluciones a la ciudadanía y a los gestores para mejorar la eficiencia a distintos niveles, incluidos la movilidad y el campo energético urbanos.

urbo 2

Urbo permite visualizar la densidad del tráfico gracias al IoT.

Por un lado, este ambicioso proyecto desarrollado por Telefónica y Geographica ofrece información en tiempo real sobre aspectos de interés para la ciudadanía como el tráfico, la calidad del aire o la gestión de residuos, y por otro ayuda a una mejor gestión urbana.

Mediante un dashboard o panel de control intuitivo se proporciona información exacta proveniente de múltiples sensores para así agilizar el proceso de toma de decisiones. En definitiva, con ello se hace uso de datos inteligentes con el fin de mejorar la calidad de vida de la ciudadanía más allá de la eficacia de los servicios municipales, al tiempo que se consigue optimizar los recursos de las diferentes Administraciones Públicas.

Smart Data, la clave de una gestión inteligente

Todos formamos parte de ese gran crecimiento de datos que no cesa, alcanzando unas cifras exponenciales que plantean ventajas antes inimaginables, al tiempo que plantea grandes desafíos relacionados con la gestión, seguridad y la privacidad, entre otros retos.

No solo las organizaciones privadas se han tenido que enfrentar estos nuevos desafíos que les permitan analizar, descubrir y entender más allá de lo que sus herramientas tradicionales reportan sobre su información para tomar las mejores decisiones de negocio. También el sector público debe hacerlo con el fin de lograr una gestión más eficiente en el entorno de las ciudades inteligentes.

Los procesos y herramientas tradicionales siguen teniendo su función, si bien precisan soluciones de Big Data para dar respuestas a un nuevo enfoque de entendimiento y toma de decisiones basadas en la obtención de información a partir del análisis enormes cantidades de datos heterogéneos.

Son muchos los tipos de datos de Big Data. De hecho, la creación y acumulación masiva de datos en la smart city se genera no solo a través del ciudadano o de sus empleados y gestores públicos, sino también a partir de la comunicación denominada machine to machine (M2M), entre otros tipos de grandes datos.

Y es que el Internet de las cosas permite tener información en tiempo real con un gran potencial para el diseño y funcionamiento de la Smart City. En el ámbito municipal, en efecto, para la gestión de los datos de forma inteligente se trabaja con datos de distinta naturaleza utilizando soluciones híbridas que aprovechan las ventajas de los ecosistemas de Big Data sin dejar de sacar partido de los sistemas relacionales.

Ello implica la integración de diversos componentes para lograr datos fiables con los que obtener una información de calidad para tomar decisiones estratégicas que mejoren la eficiencia de los servicios o ayuden a idear e implementar políticas de la mejor manera.

Los sensores digitales instalados en contenedores de basura, pongamos por caso, permiten realizar un seguimiento en tiempo real para que esta información sea enviada a la central de gestión municipal con el fin de tomar mejores decisiones. Igualmente, proporcionan información sobre el transporte, así como acerca de nuestros movimientos dentro de las ciudades.

Para el adecuado desarrollo de plataformas para Smart Cities se requiere un enfoque multidisciplinar. Si bien la casuística es muy variada, por lo general en el plano tecnológico se precisan expertos en distintas áreas relacionadas con los grandes datos, como Big Data, la inteligencia artificial o la visualización de datos en real time, así como en el Business Intelligence.

Urbo, dashboard para Smart Cities, desarrollado junto con Telefónica, tiene como principales objetivos facilitar la visualización y el acceso de la información en tiempo real, tanto a los gestores como ciudadanos de forma sencilla, para que permitiese la correcta toma de decisiones a través de una solución única con distintos niveles de acceso.

Actualmente hay millones de sensores interconectados para la mejor gestión a nivel empresarial y de la smart city, y el número no deja de aumentar. Los hay en distintos sectores como el automotriz, transporte, servicios, industrial y, como estamos viendo, también en el área de la gestión pública.

Objetivo: diseñar Smart Cities sostenibles

En el ámbito público, las soluciones de movilidad inteligente (Smart Mobility) o de eficiencia energética (Smart Energy) dependen del uso dado a los datos, por lo que se impone una utilización inteligente (Smart Data) mediante un procesamiento y análisis que los convierta en una valiosa información.

Las ciudades inteligentes suponen “un nuevo enfoque en la gestión del espacio público y en la prestación de los servicios públicos”, según explica en un artículo Lluís Cases Pallarés, experto en urbanismo.

Pallarés considera claves en su diseño tanto la eficiencia como la tecnología, concretamente gracias a “interrelacionar las distintas prestaciones y actividades que se desarrollan en el espacio público con un componente TIC elevado”.

Su visión integra las nociones que nos ocupan, pues tanto los datos inteligentes como una movilidad y uso energético más eficientes son esenciales para lograr “una mejora en la calidad de prestación del servicio en interés de los ciudadanos, una eficiencia medioambiental y una eficiencia económica traducida en un menor coste para las arcas públicas”, concluye.

Sirva de ejemplo para entender la importancia clave de los datos la licitación de un contrato de servicios lanzado por la Comisión Europea en agosto del pasado año para obtener información sobre la situación actual de datos para adoptar y aplicar soluciones de movilidad inteligente en las ciudades.

En concreto, se precisaban datos relativos a la taxonomía, a la cartografía y al análisis de las carencias, la estructura de mercado, la legislación aplicable y las causas de los atascos, entre otros.

Dentro de la estrategia comunitaria en materia de smart cities, en suma, este tipo de iniciativas buscan identificar problemas críticos para establecer planes de acción que demuestren el compromiso europeo con la sostenibilidad urbana. O lo que es lo mismo, con una ciudad más humana, en la que las personas puedan vivir mejor sin renunciar a una gestión eficiente.

TAGSSmart City

¿Te interesa?
Contacta con nosotros

Suscríbete

Gracias por suscribirte

esc

Si estás pensando en algo, hagámoslo juntos.

Déjanos al menos tu email y nos pondremos en contacto en breve.

Enviando tu mensaje...

Gracias.
Lo dicho, en breve nos pondremos en contacto contigo.

Subir